MMVIII

Siempre me han gustado las frases cliché y creo que es tiempo de apropiarme de otra. Quien nunca se cae no es el que tiene realmente éxito, el que tiene éxito es aquel que se cae mil veces y mil veces se levanta.

El año pasado fue un año extraño en muchos sentidos, profundamente malo, pero malo de esos que quieres olvidar, de esos que nunca saldrán en las conversaciones alegres, pero de esos que quizás en un futuro van a ser recordados como un punto de inflexión en tu vida, hace tiempo que no veía un año tan malo, hace tiempo que no enfrentaba tan abiertamente mis preocupaciones y mis miedos, y hace tiempo que no me sentía tan pequeño y vulnerable a la voluntad divina que creo que nos rige. Fue un año de cambios, profundos, de mentalidad, de ver a quienes siempre han estado, aunque no los llamara y aunque ni siquiera los valorara lo suficiente. Fue un año de grandes pérdidas, de pérdidas irreparables, permanentes, amargas. De esas que no cicatrizan rápido, que quizás nunca lo harán. Fue un año en donde encontré en quien hacer mis penas más pequeñas, fue un año donde me di cuenta que quizás no soy tan estable como creo, pero al mismo tiempo me di cuenta que los hombres somos muy resistentes. Fue un año oscuro y lleno de pérdidas, el peor año de muchos. He empezado este año con una nueva perspectiva, una perspectiva que me dice que todo cambia en un instante, que me dice que la vida y la felicidad son sólo momentos, que son efímeros, pero en realidad nada es tan permanente como tontamente lo creí, que el éxito económico no es importante para nada, porque el dinero no compra nada en absoluto, debería haberlo sabido hace mucho tiempo, pero es algo que las experiencias te deben mostrar para creer. Que el amor y los amigos son una misma cosa, que la familia vale sólo por estar ahí, quizás sin necesidad de decir ni hacer nada. Que si nos entregamos a amar, la vida no nos puede hacer sufrir, que lo mejor que hemos tenido no lo sabremos hasta que lo perdemos, o sabemos que todo lo que es, algún día se va a acabar, que es importante estar conciente de que nada es para siempre en nuestra corta existencia. Carpe diem? Sí, pero tampoco me daré cuenta de lo bueno que pueden ser las cosas hasta que un estado nuevo y más triste se aproxime.

Si no te hubiese tenido, todo habría sido más amargo y más sombrío, tú siempre me has dicho que no crees en el destino, pero yo sí. A todos gracias por estar.

4 comentarios:

la Brexa dijo...

Eres agnostico. Vaya, no lo sabía. Entonces me vs a mandar que me meta pr la raja mi teoría sobre el sufrimiento y Dios. Esta bien, mejor me quedo callada respecto a esa teoría... pero he de decirte que lo que n te mta te fortalce. Expeiencias propias me lo dicen.

Si el año 08 fue malo, el 09 sera excelente. Es el karma querido.

Cambie mi msn, camila.andrea.gv@hotmail.com. Me hackearon, no he tenid tiempo de recuperar todo. Me sentiria grata de tenerte para charlar de la vida.

Espero que tu carrera, tu familia y tus niños scouts esten bien

Un abrazo... mis mejores deseos para este año 09

Merli dijo...

Admiro tu forma de ver las cosas Julio.
La admiro, no sólo por provocar un remezón dentro de mi a medida que leía.Sino por ser como eres.
Siempre.

Yo te agradezco por estar en mi vida desde lejos.

Carla M. dijo...

¿Que el 2008 fue malo?
Creo que fuimos por rutas parecidas,ya que los dos nos contabamos las tragedias por msn y de vez en cuando por mail o fono.
Pero recordando nuestras charlas amenas, hay una que hasta hoy logra esbozarme una sonrisa...

-Alo, Srta. Carla!Cómo estas?
-Chata,Julito...estaba durmiendo y este puto Lyotard y su condición postmodernicaca no me dejan descansar...
-Pucha Carlita y más encima en tu oído el aparato más postmoderno!

(...)

Bueno Julito,espero que este año venga cargado de cosas buenas y muy bonitas para tí...

Pd: Aparecete algún día!

KILTROENLLAMAS dijo...

las pérdidas duelen,y lo tiñen todo, en eso no hay novedad. Pero los cambios, los cambios, no importan en que condiciones se den siempre, pero siempre serán una oportunidad. No creo que haya sido completamente malo el año que tuviste. Creo que fue duro, impactante, doloroso, pero que de todas maneras ganaste muchas cosas. De lo poco que puedo leer entre lineas, encontraste a alguien importante, comprendiste que eres más fuerte de lo que crees, y te hicite un poquito más sabio. Eso no se gana en un año malo. Yo creo en el destino, o en algo aún más grande que eso, en el "sentido"... Todo tendrá su valor cuando sea necesario ponerlo en la parrilla del presente... Que estes muy bien...
Saludos del Kiltroenllamas...